Escapismo natural y cultural en la provincia de Badajoz

No cabe duda que los modelos de promoción turística están cambiando, entre otros factores pero principalmente, por la democratización de las nuevas tecnologías y la aparición de las redes sociales. Hoy más que nunca -no solo en el ámbito que nos ocupa- el lenguaje visual prima sobre el narrativo y el mensaje se vuelve fugaz, casi vertiginoso. Y en ese sentido los materiales promocionales editados en papel deben adaptarse también a los tiempos, reconvirtiéndose hacia nuevos modelos donde el discurso promocional en sí prevalezca sobre el concepto tradicional de guía: hoy el usuario busca la información en sus dispositivos móviles y por lo tanto debemos tener muy claro que la finalidad de un material impreso debe ser captar su atención y facilitarle el acceso a la información, pero no aspirar a contenerla en su totalidad.

Además el modelo debe ser más ecléctico, menos protocolizado, y organizarse en consecuencia de manera distinta a la tradicional. Debemos hablar más de experiencias, de qué hacer y de dónde hacerlo, obviando las tediosas enumeraciones de los atractivos de tal destino turístico o área natural: la idea es atraer al visitante hasta el territorio promocionado con propuestas sugerentes, que le hagan desear elegirlo como destino. Y para ello debemos seleccionar aquellos recursos realmente atractivos, poniendo extremo cuidado en asegurarnos de que con certeza son visitables y que merece la pena hacerlo. Después debemos reforzar este concepto con modelos de textos caracterizados por la sencillez frente a la ampulosidad, basados en un principio de economía de lenguaje que nos permita, además, una mayor presencia de imágenes y grafismo. El lenguaje que buscamos debe ser dinámico, cercano y actual, evitando en todo caso el abuso de epítetos o las composiciones grandilocuentes.

A finales de noviembre de 2016 iniciábamos para el Patronato de Turismo y Tauromaquia de la Diputación de Badajoz un proyecto ilusionante: la creación de una nueva línea de guías turísticas para promocionar los numerosos recursos de la provincia de Badajoz; o lo que es lo mismo, la oportunidad perfecta de aplicar lo antes expuesto, así es que nos pusimos manos a la obra buscando ese nuevo modelo. Teníamos claro que queríamos hacer algo distinto y marcamos unas directrices básicas: más contemporáneo, más desenfadado pero sin perder rigor, más visual, más grafismo… y una redacción de textos divertida y atractiva, más fresca. El diseño, la producción de fotografías experienciales y la propuesta de contenidos hicieron el resto, propiciando el nacimiento de una nueva fórmula: el Escapismo Cultural en la provincia de Badajoz. 

Y si en aquella publicación proponíamos una invitación sincera a dejar atrás la rutina y escaparse a conocer el extenso y variopinto patrimonio cultural de la provincia de Badajoz, ahora volvemos a la carga con otra seña de identidad de este territorio aún más notable si cabe; aunque superar la impronta romana de Mérida, Regina o Medellín, la oferta cultural de Badajoz capital, los doce conjuntos monumentales de la provincia o sus numerosos y magníficos castillos no es nada fácil. Pero nos pusimos a ello e hicimos una propuesta: un parque natural, árboles singulares, dos monumentos naturales que realmente impactan y una decena de áreas protegidas destacadas -además de las urbanas, que también las hay y en esto Badajoz es pionera- compusieron el elenco de atractivos seleccionados para la publicación. Pero esto no era todo, claro, había que contar más: eventos, actividades, experiencias, equipamientos… y el sol, mucho sol todo el año. Y el agua, mucha agua también, tanta que hasta la única playa de agua dulce con Bandera Azul de España, Orellana, se encuentra aquí. Y no solo agua para bañarse, que el Guadiana y sus afluentes dan mucho de sí, también para disfrutar de paseos en barco, practicar la vela, descensos en piragua, snorkel y buceo, esquí acuático, windsurf, wakeboard, paddle surf… y toda la pesca deportiva que se pueda imaginar. Y además de agua muchas más opciones como el birding, que encuentra en la provincia de Badajoz un auténtico paraíso para su práctica; o la recolección de setas; senderismo y BTT; la impresionante berrea del ciervo; la emoción de la definitiva recuperación del lince ibérico, el turismo astronómico o la fotografía de la naturaleza. De todo y para todos.

Como en la anterior producción la selección de figurantes y las sesiones fotográficas por toda la provincia fueron realmente duras y exigentes, tanto para nuestro equipo y para todos los modelos seleccionados. Después, en el estudio, volver a la fórmula del anterior Escapismo y mejorar todo lo mejorable, pulir detalles y divertirnos lo más posible componiendo el conjunto. Y aquí está el resultado, que por cierto se acaba de presentar en FITUR 2018: Escapismo Natural.

Nosotros tenemos que insistir porque realmente creemos que es una buena idea, así es que repetimos orgullosos y más convencidos que nunca nuestro ya reconocible grito de guerra: ¡Practica el escapismo!

  Ver / descargar folleto | ESCAPISMO NATURAL   Ver / descargar folleto | ESCAPISMO CULTURAL

 

Colección turística: Escapismo natural y cultural